La ley de protección de los defensores de los derechos humanos pasa tres lecturas en la Cámara de Representantes

ISHR

La Cámara de Representantes ha aprobado en tres lecturas un proyecto de ley para prevenir las violaciones de los derechos humanos y los abusos contra los defensores de los derechos humanos. Este hecho se produce mientras las organizaciones de la sociedad civil y los expertos de la ONU piden una investigación internacional sobre las violaciones generalizadas y sistemáticas en el país.

183 miembros de la Cámara apoyaron la aprobación del proyecto de ley sobre defensores de los derechos humanos en tres lecturas, sin que ningún miembro se opusiera o se abstuviera en la votación. Aunque se trata de un avance muy positivo, el proyecto de ley sólo entrará en vigor si es aprobado formalmente por la Cámara, por el Senado y por el Presidente.

El proyecto de ley se elaboró en consulta con la sociedad civil y se basa en la Ley Modelo para el Reconocimiento y la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos, que incorpora la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Defensores de los Derechos Humanos a la legislación nacional.

Se trata de un paso importante hacia el reconocimiento y la protección de los defensores de los derechos humanos en uno de los países más peligrosos del mundo para los activistas. Según Front Line Defenders, Filipinas tiene el mayor índice de asesinatos de defensores y activistas de los derechos humanos fuera del continente americano. Las organizaciones nacionales -entre ellas la Alianza Karapatan para el Avance de los Derechos Humanos, la Alianza Filipina de Defensores de los Derechos Humanos y el Grupo de Trabajo de Detenidos de Filipinas- informan de que 687 defensores de los derechos humanos fueron asesinados en el país entre 2001 y 2018.

La aprobación del proyecto de ley a través de tres lecturas por parte de los parlamentarios se produce mientras el presidente, Rodrigo Duterte, y miembros de su administración intensifican una campaña de difamación y abuso contra los defensores de los derechos humanos y las instituciones. Hace dos semanas, un grupo de organizaciones internacionales instó al gobierno a responder a las amenazas contra los defensores de los derechos humanos adoptando medidas reales y efectivas para su protección. En la declaración se instaba a la comunidad internacional a pedir que se reviertan las políticas restrictivas y al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a avanzar en la rendición de cuentas por las violaciones de los derechos humanos mediante el establecimiento de una investigación internacional independiente sobre las ejecuciones extrajudiciales en el marco de la “guerra contra las drogas” del gobierno, y a pedir que cesen los ataques contra los defensores de los derechos humanos, los medios de comunicación independientes y las instituciones democráticas. Este llamamiento ha sido respaldado por un grupo de expertos independientes de la ONU que han condenado hoy el “fuerte deterioro de la situación de los derechos humanos en todo el país, incluidos los ataques continuos contra personas e instituciones que defienden los derechos humanos”.

Dada la escala y la gravedad de las violaciones de los derechos humanos denunciadas, pedimos al Consejo de Derechos Humanos que establezca una investigación independiente sobre las violaciones de los derechos humanos en Filipinas”, dijeron los expertos.

El Servicio Internacional para los Derechos Humanos (ISHR) y Front Line Defenders (FLD) celebran el importante papel que los Makatao, o los ‘legisladores de los derechos humanos’, en la Cámara de Representantes -formados en marzo de 2018 y constituidos por 13 miembros fundadores que cruzan las líneas de partido- han desempeñado en este proceso para mejorar la situación de los derechos humanos.

Una vez promulgado, el proyecto de ley creará un Comité de Protección de los Defensores de los Derechos Humanos presidido por un comisionado de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y seis miembros que serán designados conjuntamente por las organizaciones de la sociedad civil interesadas.

La ley también define una serie de derechos para los defensores de los derechos humanos, entre ellos

el derecho a formar organizaciones
el derecho a recibir recursos
el derecho a difundir información
el derecho a comunicarse con organismos internacionales y regionales
el derecho de reunión pacífica.

La ley impone además una serie de obligaciones al Estado, entre ellas

respetar y proteger a los defensores de los derechos humanos y facilitar su trabajo
proteger y sancionar la intimidación o las represalias
abstenerse de etiquetar de forma despectiva.  

Un proyecto de ley homólogo ha estado pendiente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Senado desde que fue presentado por el senador De Lima en febrero de 2018.

Si bien celebramos la aprobación de este proyecto de ley a través de tres lecturas en la Cámara de Representantes, seguimos instando al Gobierno y al Congreso a tomar medidas genuinas y efectivas para la protección de los defensores de los derechos humanos, incluyendo un llamado al Senado para que apruebe la versión del Senado del proyecto de ley como una de sus primeras acciones en el 18º Congreso que comienza en julio.

La conciliación de los proyectos de ley del Senado y de la Cámara de Representantes constituirá en última instancia la ley en Filipinas. Es fundamental que la ley final que resulte del proceso de conciliación del Comité de Conferencia Bicameral garantice las máximas protecciones legales para los defensores de los derechos humanos.

Si bien el avance de esta legislación es muy bienvenido, ISHR y FLD insisten en que el Gobierno cese inmediatamente sus ataques y campañas de desprestigio contra los defensores de los derechos humanos y hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que permanezca atenta a estos ataques y apoye a la sociedad civil filipina y a los defensores de los derechos humanos en la realización de su trabajo legítimo.

Encuentre el documento en su fuente original aquí