África: Buenas prácticas para la protección de las personas defensoras de los derechos humanos en tiempos de crisis

Junto con las coaliciones nacionales de defensores de Malí, Costa de Marfil, Burkina Faso, Sierra Leona y Níger, el SIDH ha publicado una recopilación de buenas prácticas para proteger a las personas defensoras de los derechos humanos y apoyar su trabajo en tiempos de crisis.

La aplicación de medidas restrictivas y otras directivas para frenar y detener la propagación del COVID-19 han afectado al modo en que las personas defensoras ejercen su trabajo. Además de los retos a los que se enfrentan cada día, la gestión de la pandemia por parte de varios Estados de África ha participado en la reducción del espacio cívico y democrático en una región en la que ya es estructuralmente limitado. En estos contextos, y en tiempos de crisis, es esencial garantizar el acceso a su trabajo y a la defensa de los derechos humanos.

El objetivo de este estudio es ofrecer un análisis del impacto de las medidas restrictivas de la COVID-19 sobre los derechos y libertades de las personas defensoras en Burkina Faso, Costa de Marfil, Mali, Níger y en Sierra Leona. Refleja las estrategias desarrolladas y establecidas por las organizaciones de la sociedad civil para seguir trabajando mientras hacen frente a las medidas coercitivas, pero también los esfuerzos positivos y la contribución de los Estados y otros actores que les permiten hacerlo.

Esta publicación también ofrece un conjunto de recomendaciones para mejorar la protección de las personas defensoras y la preservación del espacio cívico en tiempos de crisis. Esta investigación es una herramienta de incidencia ante los mecanismos nacionales, regionales e internacionales de derechos humanos para luchar contra el uso abusivo de medidas coercitivas en tiempos de crisis y garantizar la protección de las personas defensoras en todo momento.